Publicado el

La curación del Alzheimer podría ser posible gracias a un nuevo estudio sobre la enfermedad

Curación al Alzheimer


Quizás la curación del Alzheimer no esté tan lejos como pensamos

Hoy te queremos comentar una noticia que ha aparecido hace poco y que tiene que ver con la curación del Alzheimer, acerca de un estudio sobre la enfermedad que se ha realizado y que ha tenido sorprendentes conclusiones. Esperamos que leer este artículo pueda alegrarte un poco el día 🙂

Un tratamiento experimental cosiguió revertir totalmente la enfermedad de Alzheimer en ratones al reducir los niveles de una sola enzima en los cerebros de los animales. Los resultados refuerzan aún más la teoría de que las placas amiloides están en el origen de esta misteriosa y desconcertante enfermedad cerebral, y abordar estas placas podría conducir a una cura eventual para el Alzheimer.

El estudio, publicado el 14 de febrero en el Journal of Experimental Medicine, descubrió que la reducción lenta de los niveles de la enzima BACE1 en ratones a medida que envejecían prevenía o revertía la formación de placas amiloides en el cerebro, un signo distintivo de la enfermedad de Alzheimer.

Las placas amiloides, formadas cuando se juntan fragmentos de proteínas en el cerebro, se encuentran en grandes cantidades en pacientes con Alzheimer. El BACE1 es una proteína que se forma naturalmente en el cerebro y ayuda a producir el péptido beta amiloide, una proteína también involucrada en la formación de la placa cerebral.

La curación del Alzheimer en ratones ya es posible

Los científicos de la Clínica de Cleveland teorizaron sobre la reducción de BACE1 y el efecto de goteo que podría tener en el cerebro, reduciendo la formación de placa. En su experimento, examinaron ratones criados tanto para desarrollar Alzheimer como para producir gradualmente menos enzima BACE1 a medida que envejecen, este último mediante la eliminación de un gen crucial. Estos ratones deberían haber desarrollado la enfermedad de Alzheimer, pero sin la enzima BACE1 no lo hicieron. Al contrario, se desarrollaron normalmente y se mantuvieron saludables hasta la vejez, ¿prueba definitiva de la curación del Alzheimer?

La edad de los cerebros de repente ronda los 40, pero este gen podría detenerla e incluso prevenir el Alzheimer a lo largo plazo

Los investigadores observaron que la reducción de los niveles de BACE1 no solo previno el Alzheimer en ratones, sino que también revertía la enfermedad en animales que ya habían empezado a mostrar signos.

Los descendientes de los ratones knockout BACE1 originales también mostraron una reducción similar en sus niveles de BACE1. Pero estos descendientes no tenían la protección inicial de la enfermedad y finalmente comenzaron a formar placas cerebrales. Como la segunda generación de ratones continuó envejeciendo, continuaron perdiendo actividad de BACE1. Finalmente, sus placas cerebrales comenzaron a desaparecer. Al final del estudio, la descendencia de los ratones no mostró absolutamente ninguna placa en el cerebro.

El Dr. Richard Isaacson, Director de la Clínica de Prevención del Alzheimer en NewYork-Presbyterian / Weill Cornell Medicine, dijo que los resultados fueron prometedores y agregó más evidencia de que el inhibidor de BACE1 podría ser un tratamiento efectivo para el Alzheimer. Pero advirtió que aún es muy temprano para celebrarlo. Los ratones son muy diferentes de los humanos para que tomemos estos resultados como algo definitivo.

“La otra cara de la moneda es que el 99% de todos los ensayos clínicos -para la enfermedad de Alzheimer- han fallado y no sabemos por qué”, dijo Isaacson, que no participó en el nuevo estudio. “Tal vez el amiloide (acumulaciones de placa) no es el objetivo correcto”.

E incluso si los amiloides fueran el objetivo correcto, explicó Isaacson, todavía tendríamos un mínimo de cinco a siete años antes de saber si el mismo enfoque es útil en humanos.

curación del alzheimer

Antes no tenían la protección inicial de la enfermedad y finalmente comenzaron a formar placas cerebrales. Como la segunda generación de ratones continuó envejeciendo, continuaron perdiendo actividad de BACE1. Finalmente, sus placas cerebrales comenzaron a desaparecer. Al final del estudio, la descendencia de los ratones no mostró absolutamente ninguna placa en el cerebro.

Aún así, el Dr. Daniel Franc, neurólogo del Centro de Salud Providence Saint John en Santa Monica, California, dijo que independientemente de si este hallazgo exacto puede traducirse con éxito a los humanos, los resultados siguen siendo importantes.

“Diría que este es un hallazgo incremental. No es revolucionario, pero agrega un mayor apoyo a los actuales enfoques en curso”, dijo Franc, agregando que, en todo caso, la investigación simplemente le da esperanzas de que estamos en el camino correcto para encontrar un tratamiento viable.

No creo que haya habido un mejor momento para pensar que tendremos intervenciones para el Alzheimer“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *